Inicio / Noticias / Regionales / Homenaje póstumo al ilustre docente Rafael Celedón Rodríguez
A+ R A-
29 Ago

Homenaje póstumo al ilustre docente Rafael Celedón Rodríguez

Vota este articulo
(0 votos)
El pasado 17 de agosto no fue un día cualquiera para la Institución Educativa El Gool, sede Rafael Celedón Rodríguez, nombre del docente y humanista al que se le rindió un homenaje póstumo en Villanueva.

El plantel le hizo entrega a Rina Celedón, hija del maestro fallecido, de un pergamino de honor, con el cual el colegiado de docentes, liderados por el director Alcides Flores Luqués, destaca la labor altruista de este apóstol de la educación.

Desde la ciudad de Santa Marta, se trasladó todo el núcleo familiar que conforma su árbol genealógico, quienes se mostraron alegres y orgullosos de ser descendientes de uno de los más sobresalientes educadores que han tenido Cesar, Magdalena y La Guajira.

Decía Nelson Mandela que la educación es el arma más poderosa que se puede usar para cambiar el mundo. Rafael Celedón consagró su existencia a la libre enseñanza, con la finalidad de forjar hombres admirables y productivos para nuestra patria, sin protagonismo y excluidos de la garrula pedantería.

El profesor Rafael Celedón Rodríguez es recordado cariñosamente por sus alumnos. Como diría elogiosamente el destacado profesor y orador tribunicio, José Lucas Daza, amasado como el barro moreno de nuestras tierras provincianas; admirado como educador y de cualidades excelsas, fundido con el metal con que se funden las campanas o con el mejor acero templado de la fábrica de Toledo; un espíritu superior que se elevaba sobre la existencia cotidiana.

El cronista Alfonso Vives Campo lo recuerda y elocuentemente manifestaba en un celebrado escrito que era un hombre de gallarda estampa, de prosa fácil y expresión seductora, que motivaba la atención del estudiante, porque el buen profesor jamás se sienta, generalmente interactúa con sus alumnos convirtiendo la clase en una terapia liberadora para ganar no solamente el afecto del educando, sino también para inculcarle el amor por los preceptos morales emanados de la educación.

“Aún conservo aquellos apuntes tomados textualmente hace un poco de medio siglo, y en los instantes dubitativos recurro a ellos a manera de consultas para refrescar aquellas reglas de los verbos unipersonales, defectivos e irregulares del gerundio, del que galicado o afrancesado, del queísmo o del régimen especial del verbo haber. No olvido su estampa enjuta, de caminar garboso y mirada zahorí cuando interrogaba a algunos de los condiscípulos para que conjugaran los verbos llover, nevar, tronar, ventisquear”, expresa el docto cronista Vives Campo.

Y el imberbe aludido, desprovisto de malicia se levantaba y empezaba por el presente de subjuntivo: —Yo lluevo, tú llueves. —¡Aha!” —interrumpía el profesor Celedon— ¡De manera que tú llueves, muchachito de Dios! Hoy el hombre que llueve es un destacado arquitecto que ejerce con éxito su profesión en la capital de la República.

Rafael Celedón fue en mi sentir y en el de todos aquellos que lo escuchábamos y conocimos el mejor y más depurado escribidor y elocuente diestro de la lengua castellana, fue durante su peregrinaje por el mundo un hombre ejemplar.

Sobrino bisnieto del obispo Celedón, el profesor Rafael Celedón Rodríguez nació en la Villa de Santo Tomás de Villanueva el 18 de noviembre de 1911 y falleció en la ciudad de Santa Marta el 17 de julio de 1981; bachiller del histórico Liceo Celedón, institución forjadora de grandes hombres, de la cual fue profesor emérito, y en su honor una de las aulas lleva su nombre.

Fue alumno y profesor del Colegio Santo Tomás de Villanueva, rector del benemérito Colegio Loperena en Valledupar, rector del Liceo Padilla en Riohacha, secretario de Educación de la entonces intendencia de La Guajira, profesor de la Universidad del Magdalena, y en su honor se instituyó la cátedra ‘Rafael Celedón Rodríguez’.

Es el autor del antológico prolegómeno de la obra ‘Pepe vive, cuenta su vida’. En vida recibió congratulaciones y reconocimientos, entre ellos la medalla cívica Camilo Torres, otorgada por la Alcaldía de Santa Marta, y la gratitud eterna de sus conciudadanos y de quienes tuvimos la fortuna de contarnos entre sus educandos, cuya evocación y recuerdos guardamos como un talismán sagrado en nuestra memoria. Fue un virtuoso jugador de dominó y ajedrez, y obtuvo el primer puesto en los VII Juegos Atléticos Nacionales en Cali.

El profesor Celedón formó un respetable hogar con la distinguida señora Elena Céspedes de Celedón (fallecida), de cuya unión nacieron Lourdes de Dangond; Esther de Linero; Rina, Alba Luz, Rafael Eduardo, Flavio, Martha Luz Celedón Céspedes y Álvaro Pío Celedón Céspedes, lamentablemente fallecido.

El legado del profesor Celedón intercederá especialmente en nuestra era tecnocrática y deshumanizada, su voz dulcificadora y contundente nos seguirá alumbrando, y su huella será imborrable en la memoria de las futuras generaciones.

Dejar comentario

Make sure you enter the (*) required information where indicated.
Basic HTML code is allowed.

Calle 3 No 5-10
Teléfonos de estudios: 7740271 – 3015643085 y 3135038954
Teléfonos Área Administrativa: 7740414 -3205420445
San Juan del Cesar – La Guajira