Inicio / Noticias / Regionales / Me han expuesto al suplicio del periplo de la muerte: Alfonso Ospina
A+ R A-
02 Sep

Me han expuesto al suplicio del periplo de la muerte: Alfonso Ospina

Vota este articulo
(0 votos)
Ya no camina rápido buscando noticias judiciales de un lado a otro por los rincones del hospital de Riohacha. Ahora lo hace pausado, con la ayuda de su pareja, en su pequeña pieza de menos de 4x4 metros, ubicada en el barrio Bocagrande de la capital guajira.

Su voz se siente cada vez más suave, eso sí, sin olvidarse de que sus palabras aún retumban en funcionarios públicos a quienes no les gustaban los comentarios de este veterano periodista denunciando sus irregularidades.

Las cosas han cambiado del cielo a la tierra para el periodista Alfonso Ospina Ortiz, quien se sintió del ‘otro lado’ al sufrir un infarto.

Luego de más de un mes de pastillas, tratamientos y horas bajo observación de médicos de Riohacha y Santa Marta, Alfonso Ospina contó, paso a paso, lo que él llama “el suplicio del periplo de la muerte”, aunque hoy goza de vida.

El infarto

El pasado 25 de julio Alfonso Ospina sufrió un infarto, por lo que fue llevado de urgencias a la Clínica Renacer para luego ser remitido a la Clínica Cardiovascular de Santa Marta.

En ese centro clínico el periodista de 60 años fue declarado en pronóstico reservado y ajustado a evolución en unidad de cuidado cardio-critico, producto de un infarto agudo del miocardio e hipertensión.

Uno de los momentos más duros del periodista, oriundo de Barranquilla, fue cuando en la Clínica Cardiovascular un médico se burló de él. “Me dijo: Alfonso, Alfonso, tiene hasta los apellidos tapados. Eso me ocasionó depresión por dos días y no consumí alimentos. Me pareció una falta de ética médica”, afirmó Alfonso Ospina.

“Ese mismo médico dijo que me quitaran la morfina. Yo veía la muerte. La pared la veía de aquí a Manaure”, recordó Ospina Ortiz.

El 14 de agosto, Alfonso también se sintió cerca la muerte. “Tenía un dolor intenso en el ojo derecho. Me fui para urgencias de la misma clínica. Luego del examen preliminar el médico general ordenó un electrocardiograma. Me tuvieron varias horas en reanimación. Por la tarde me pasaron a hospitalización por urgencias, pero el dolor del ojo persistía. ¿Cómo es posible que desde las 10 de la mañana que llegué a la clínica con el dolor intenso no me suministraran ni una pastilla o unas gotas? Decidí levantarme de la cama y, ante la negligencia de los médicos de urgencias, yo pedí el retiro voluntario”, añadió el periodista.

“Reclamaré a Comfaguajira”

Tras la indiferencia de los médicos de la Clínica Cardiovascular, haciendo la salvedad de uno oriundo de Riohacha que lo atendió bien, Alfonso Ospina dice: “Me han expuesto al suplicio del periplo de la muerte. Reclamaré a Comfaguajira, mi EPS, ya que el servicio fue deficiente, sobre todo ahora que tengo una cirugía de corazón abierto, para que me remitan a la Clínica General del Norte de Barranquilla”.

Milagrosamente, y gracias a su pareja y a su hijo, Alfonso salió adelante. Ahora tiene que andar con más de 10 pastillas, que debe comprar con su propio dinero porque en la clínica no le quisieron entregar los medicamentos. Esta es la odisea que vivió Alfonso Ospina, quien no quiere vivir la misma historia de Carmelo Banquett, a quien todos olvidaron en vida, pero lo lloraron cuando murió.

Dejar comentario

Make sure you enter the (*) required information where indicated.
Basic HTML code is allowed.

Calle 3 No 5-10
Teléfonos de estudios: 7740271 – 3015643085 y 3135038954
Teléfonos Área Administrativa: 7740414 -3205420445
San Juan del Cesar – La Guajira