Inicio / Noticias / Regionales / La protesta indígena agrava la crisis de La Guajira
A+ R A-
17 Oct

La protesta indígena agrava la crisis de La Guajira

Vota este articulo
(0 votos)
La minga nacional que desarrollan las comunidades indígenas de todo el país está golpeando la actividad económica de La Guajira, pero ha servido para poner en evidencia la serie de problemas que padecen las comunidades, las cuales carecen de todos los servicios básicos fundamentales.
Acatando una orden nacional, los aborígenes guajiros han bloqueado carreteras, red férrea y tomas de acueductos, elevando graves denuncias sobre la forma como el Estado ha venido prometiendo obras importantes para solucionar los problemas de alcantarillado, acueducto, salud y educación en sus comunidades, sin que los proyectos se hayan concluido.
Los gobernadores de resguardos indígenas han denunciado la forma como en sus comunidades mueren los niños, adultos y ancianos por consumir agua impotable. No existen centros de salud en sus áreas que les garanticen la administración de un tratamiento efectivo y eficiente para aliviar sus males, obligándolos a recurrir a las milenarias recetas ancestrales, pese a que decenas de EPS se pelean por registrarlos como afiliados para cobrar al Estado millonarias sumas por un servicio que llega a cuentagotas.
Sabemos que la protesta que desarrollan los wayuú en La Guajira es producto de una convocatoria de la Organización Nacional Indígena de Colombia, Onic, organismo que entrega directrices para que cada comunidad pueda negociar por separado.
Uno de los voceros de los wayuú, que se encuentran en la planta de tratamiento del acueducto regional en Chorreras, decía que mientras los occidentales estaban alarmados porque llevan dos días sin agua, ellos tienen nueve años de estar esperando soluciones al problema de agua mediante la construcción de sistemas de acueducto y alcantarillado.
Pero el Estado sí ha intentado darles solución al problema de aguas en las comunidades indígenas y occidentales, abandonadas en este departamento. Todos recordamos el famoso caso de Acuavalle, entidad que contrató la construcción de soluciones de agua y alcantarillado para 14 comunidades, pero lamentablemente los dineros se esfumaron. Hubo denuncias, quejas y protestas; la Contraloría General investigó, hubo resultados, pero al final nadie respondió, y la gente se quedó sin agua, observando en silencio cómo cientos de kilómetros de tuberías quedaban sepultados en las fosas de la corrupción, practicada en esa oportunidad no por guajiros sino por una empresa del Valle del Cauca, manejada por un destacado y reconocido dirigente político que con sus tentáculos logró frenar los alcances de la justicia.
Por justos pagan pecadores, eso es la pura verdad. Cientos de personas hoy se están perjudicando por la falta de agua en Fonseca, Distracción y Barrancas, donde se vive un grave problema de insalubridad, ya que muchas de las necesidades básicas deben hacerlas con precariedades, poniendo en riesgo su salud.
La empresa Cerrejón, que explota recursos naturales en este departamento, viene acusando pérdidas millonarias por el bloqueo de los nativos, hasta el punto que en las próximas horas, si no se abre el paso férreo, se acabará el combustible destinado para el funcionamiento de la maquinaria pesada que trabaja en el complejo carbonífero.
El Estado central debe aunar esfuerzos con los entes territoriales para darles una respuesta seria y favorable a estas comunidades, que en medio del desierto guajiro intentan tener una vida digna.

Dejar comentario

Make sure you enter the (*) required information where indicated.
Basic HTML code is allowed.

Calle 3 No 5-10
Teléfonos de estudios: 7740271 – 3015643085 y 3135038954
Teléfonos Área Administrativa: 7740414 -3205420445
San Juan del Cesar – La Guajira