Inicio / Noticias / Vallenatas / Actualidad / Eliécer Jiménez, odontólogo de profesión pero poeta de corazón y apasionado por el vallenato
A+ R A-
13 Nov

Eliécer Jiménez, odontólogo de profesión pero poeta de corazón y apasionado por el vallenato

Vota este articulo
(1 Voto)
Las notas de un acordeón, la poesía de una canción vallenata, el acorde de sus ritmos, paseo, son, puya y merengue, la historia de sus juglares, son tal vez parte de lo que apasiona y enamora a un hombre como Eliécer Jiménez Carpio, un odontólogo nacido en Ariguaní, que en ese tiempo era un corregimiento de Plato, Magdalena, hoy  conocido como El Difícil.
Desde hace muchos años se fue a la ciudad de Monterrey México para estudiar su carrera de odontología. A pesar de haber partido de su país hace mucho tiempo aún conserva ese gen heredado de Francisco Rada, cuando de niño lo veía tocar su acordeón.
Esa imagen y ese ritmo quedó tatuado en lo más profundo de su ser y sus raíces emergieron para que hoy en día sea el presidente del único festival de música vallenata que se realiza en Monterrey.
Su amor por este hermoso folclor siempre lo manifestó no sólo a través de sus escritos y crónicas sobre la música, sino también por medio de sus poemas y pensamientos, que hoy día superan los 1.600.
Comenta que cuando terminaba su bachillerato en la ciudad de Barranquilla, una hermosa mujer lo hizo mirar hacia la mágica Guajira, cuna de grandes juglares de la música vallenata. México y Colmbia son dos territorios que se encuentran a miles de kilómetros y no tan cercanos, pero que mantienen una relación tan apasionante y tan íntima que solo la fuerza de la música vallenata lo puede lograr.
La Guajira y su música se fueron con Eliécer a conquistar territorios en el país azteca. Es un defensor del folclor fuera de Colombia y cada vez que llega al país también lo ratifica.
“Yo quería llevar el folclor mucho más arriba de donde se encontraba, darle el lugar que se merece, allá pasaba como en un tiempo en la ciudad de Bogotá, que quienes escuchábamos vallenato éramos corronchos, y en Monterrey los que escuchábamos vallenato éramos nacos. Pero también he tenido la mayor satisfacción al escuchar música vallenata en el mall más prestigioso de la ciudad”, expresó con un brillo en sus ojos.
Y agrega que “el vallenato va a permear todos los estratos sociales de Monterrey, ese lugar es el único en el mundo donde los que asisten a los festivales y los eventos vallenatos  no son colombianos. Tú te vas a Madrid,  a New York y realizas un evento vallenato y los asistentes siempre son colombianos residentes en esos lugares”, manifestó Eliécer Jiménez.
Agrega que el festival de Monterrey ha sido un éxito cada año y se realiza un reconocimiento a algunos de los juglares o personas importantes dentro del folclor. “En esta oportunidad, por ejemplo, el protagonista fue el maestro Isaac Carrillo, y el  rey del acordeón Almez Granados, fueron toda una sensación en Monterrey”. Y agrega que, cumplieron el sueño del maestro Isaac Carrillo porque él quería cantar con unos mariachis de verdad en México.
También han tenido la oportunidad de llevar artistas como ‘Kbto’ Zuleta, ‘Luchito’ Daza, Fernando Meneses y Adolfo Pacheco.
Un luchador de la vida
La primaria y parte de su bachillerato la hizo en un internado en la ciudad de Bogotá.
Él aún no entiende por qué metieron a un niño de seis años a estudiar en un internado, pero terminó su bachillerato en Barranquilla, tenía un tío en México, le escribió, le dijo que quería irse para allá y se fue a Monterrey a estudiar odontología.
Su tío lo apoyó un semestre y de ahí en adelante le tocó por su propia cuenta pagar sus estudios; y lo logró vendiendo libros. De lunes a viernes estudiaba y los sábados y domingos se iba a la frontera a ofrecer enciclopedias. “En ese tiempo que no existía internet las enciclopedias se vendían muy rápido en el año 85”, recuerda. Así logró estudiar y graduarse como odontólogo, ortodoncista e implantólogo.
Se quedó en México, se casó y de esa unión nacieron tres niñas, una de ellas falleció  a  la edad de cinco años a causa de Leucemia. “Es  el dolor más grande que pude sentir en mi vida, ya que ninguna madre y ningún padre están preparados para perder a un hijo, y a nosotros nos tocó y nos sigue doliendo”, expresa con nostalgia.
Afirma que tiene su propio angelito llamado Sara, y se refiere a Sarita su hija fallecida. Sus otros dos tesoros son Cecilia de 20 años que es arquitecta y Paola que tiene 29 años es odontopedriatra. Toda la vida ha sido luchador y en un momento de su vida descubrió otro de sus amores: escribir poesías. “Yo amo la odontología, pero a la hora de un evento donde haya vallenato dejo de ser odontólogo y me voy a disfrutar de la música”.
Muchos  de sus conocidos han arreglado algunas de sus poesías y las convierten en canciones, por eso tiene muchos amigos  músicos y compositores.
Sueña con publicar un libro con todos sus pensamientos que se llame ‘Murmullos del Corazón’; otro ‘Mis 50 poemas vallenatos’ y  uno de crónicas. “Cuando publique mis tres libros pensaré que he cumplido mis sueños”.  La soledad para él representa más que un lugar, es un estado y la considera la mejor amante porque lo inspira a componer y crear poemas. Afirma que le gustaría morir en su pueblo. Cada vez que llega a su terruño recuerda parte de su infancia, relatar historias, reír con sus amigos. “Soy un hombre muy apasionado por cada cosa que hago, creo que soy un loco cuerdo”, finaliza.

Dejar comentario

Make sure you enter the (*) required information where indicated.
Basic HTML code is allowed.

Calle 3 No 5-10
Teléfonos de estudios: 7740271 – 3015643085 y 3135038954
Teléfonos Área Administrativa: 7740414 -3205420445
San Juan del Cesar – La Guajira